La Habichuela: un paraíso gastronómico en Cancún

La Habichuela

En toda ciudad que se precie hay restaurantes que se terminan convirtiendo en leyendas, en parte del entorno urbano y en referencia de toda la población. Cancún, un destino turístico de clase mundial, no podía ser la excepción.

La Habichuela” es uno de esos centros gastronómicos que se han convertido en uno de los más visitados de la ciudad caribeña y cuenta con casi 40 años ininterrumpidos de servicio (el restaurante comenzó a operar en 1977). Actualmente, el grupo maneja dos restaurantes: La Habichuela Centro, ubicado en el centro de la ciudad de Cancún, y “La Habichuela Sunset”, en la exclusiva Zona Hotelera.

Las amplias instalaciones del recinto cuentan con una decoración exquisita y exclusiva, con motivos marinos y una vasta colección de objetos y artesanías de la cultura Maya, como máscaras, estelas, glifos, estatuillas y pinturas. Incluso hay una talla de 30 metros de largo representando a la mítica serpiente divina Kukulkán. Además, las noches de los lunes, miércoles y viernes se realizan representaciones de rituales Mayas en el amplio jardín del establecimiento. Por estas razones, “La Habichuela” es muchas veces catalLa Habichuelaogado como un restaurante temático.

El amplio y sofisticado menú que ofrece este local de comida va desde platos tradicionales mexicanos y yucatecos, pasando por sofisticados platos de mariscos en fusión caribeña-mexicana, hasta afamados cortes de carne y platos de talla internacional. Los esmerados chefs de “La Habichuela” ponen toda su creatividad en cada plato y el resultado es sencillamente exquisito.

Como es de esperarse en un establecimiento de esta categoría, el restaurante frecuentemente realiza eventos con diversos motivos, como fin de año, navidad, días festivos, celebraciones personales como cumpleaños o promociones, etc.

Para disfrutar de los mejores platos, pida las recomendaciones del chef o del camarero. Sobra decir que tanto “La Habichuela” como “La Habichuela Sunset” cuentan con un staff de altísimo nivel, dispuesto a satisfacer sus más exquisitos gustos culinarios.