La importancia de la localización para un hotel

Como toda empresa, un hotel debe prestar mucha importancia al lugar donde estará ubicado. La ubicación del hotel es esencial para que el negocio pueda prosperar, ya que el negocio hotelero se basa en la satisfacción del cliente.

Un hotel que esté ubicado en una zona poco atractiva, insegura, con malos servicios o escasez de medios de transporte, seguramente tendrá poco éxito entre los turistas. Asimismo, es muy impounsafe areartante que el hotel se encuentre en áreas que sean demandadas por los visitantes, esto es, áreas de interés turístico. Por esta razón, muchos hoteles se encuentran cerca de playas, balnearios, centros de negocios, centros deportivos importantes, grandes ciudades o sitios de interés histórico o cultural. De esta manera, quienes visitan esos sitios podrán encontrar fácilmente un sitio para hospedarse.

De acuerdo a muchos expertos, la ubicación constituye el principal valor con el que puede contar un hotel. Sin embargo, no es indispensable que un hotel esté cerca de grandes atractivos turísticos para que pueda tener éxito. Muchos hoteles reciben muchos huéspedes a pesar de estar en entornos regulares. Muchas veces los visitantes desean hospedarse en los lugares más céntricos o convenientes de las ciudades, teniendo en cuenta la facilidad de movilización y transporte.

En función de la localización, hay diferentes tipos de hoteles. Algunos de ellos son:

  • Hoteles de montaña: son famosos los hoteles de los Alpes, los de las Montañas Rocosas de Norteamérica o los de los Andes.
  • Hoteles de acantilado: se ubican a gran altura, favoreciendo las vistas espectaculares hacia el mar.
  • Hoteles rústicos: están en ambientes rurales, frecuentemente forman parte de haciendas ganaderas y algunos ofrecen visitas guiadas estilo safari.
  • Hoteles temáticos: forman parte de grandes parques temáticos, como los hoteles de los parques de Disney.
  • Hoteles-monumento: estos hoteles ocupan los espacios de antiguas edificaciones, tales como castillos, iglesias, conventos y palacios. Su propia arquitectura los hacen atractivos para los turistas interesados en los sitios de interés histórico y cultural.